miércoles, 17 de diciembre de 2014

Interstellar

Interstellar es una película que te mantiene despierta, en guardia, porque la música te lleva y el guion gira en remolino imprevisible. No se pueden apartar los ojos de la pantalla, que hechiza. Es todo artificio, es ficción, espectáculo, experiencia cinematográfica. 

Las imágenes sublimes, la banda sonora arrolladora, la increíble actuación de Matthew McConaughey, no son un adorno. Es un cuidado envoltorio que cubre la más frágil de las emociones humanas: la esperanza. La película se presenta como un sistema perfecto, un cuerpo orgánico, que quiere esconder algo tan silencioso, constante y leve como el latido de un corazón.

Interstellar es desigual, hay algo entre el fondo y la forma que no acaba de encajar, quizá debería haber sido más larga o más corta, quizá sobra algún personaje o falla el cierre, no lo sé, soy incapaz de detectarlo. A pesar de sus diálogos reflexivos, de la jerga científica y los intentos de hacer ciertos apuntes filosóficos, hay un momento en que la fuerza de la película, la intensidad de la experiencia, anula todo intento de lógica y te arrastra, te hace más sentir que pensar. Creo que en lo emocional radica el poder de Interstellar. 

Igual debería verla otra vez. 

Mejor no. 

Dejaré fijada la huella de la primera impresión. 


3 comentarios:

Marta dijo...

¿La vemos juntas cuando salga en DVD?

Raquel Cascales dijo...

Comparto esta primera impresión. Desigual es buen adjetivo. Después de dos y media de tensión fisicocuántica y filial el cierre sabe a poco. Tampoco tengo claro qué es lo que falta para, teniendo tantos buenos elementos, no sea una gran película. Algo que me dice que es simplemente verosimilitud. Pero, desde cuándo le importó a Nolan la verosimilitud...

Marina Pereda dijo...

Raquel, acabo de ver este comentario! Creo que durante toda la película tuve la sensación de que al final iba a acabar bien, incluso cuando las cosas se torcían. Igual es verosimilitud, como dices, matices en los personajes y en la historia. Pero para mí ya sería discutir si le ponemos la MH. Me quedo con la experiencia. Abrazo!