jueves, 11 de septiembre de 2014

¡Novela romántica! ¿Qué esperabas?

¡Melisande!¿Qué son los sueños?, de Hillel Halkin es una novela de amor que recuerda a Salinger. Hacía tiempo que no leía un libro romántico, creo que desde las Brontë y Jane Austen, allá en la adolescencia, y me alegro de haber vuelto a este tema con un libro tan original, inesperado, no tanto por lo que cuenta sino por la forma en que lo hace. Está escrito con estilo, con cierta sofisticación.

Los personajes principales son Melisande (la chica en cuestión) y el narrador, Hoo. Su historia de empieza en los años de instituto, cuando comparten su pasión por el conocimiento, la poesía y la búsqueda espiritual. La novela recorre las memorias del narrador desde aquella época hasta la actualidad, décadas después. Es una mirada nostálgica sobre el descubrimiento del otro, de uno mismo y, en cierta manera, Halkin presenta una visión del amor como aprendizaje.



Aparece ya en el título: el amor es primero una exclamación, un nombre ajeno que nos apela y golpea, despertándonos a algo totalmente nuevo, irracional. Es un caer en la cuenta, la fracción de segundo en la que abrimos los ojos al otro. Después del asombro, del descubrimiento, llega la interrogación que, de nuevo, se dirige  hacia el exterior y también hacia uno mismo. Es una duda - qué son los sueños - a veces melancólica, irritada o esperanzada, a veces susurrada al oído y a veces gritada desde la inconsciencia, pero que exige respuesta.

Como muestra el final de libro, es una cuestión que no se contesta desde la literatura misma, sino desde la vida - como sucede, es lógico, con todas aquellas preguntas que comprometen la existencia. Aprender a amar, en el fondo, es aprender a vivir y bajo ese prisma, Hillel Halkin une ternura, cotidianidad, equivocaciones... con conversaciones filosóficas y consideraciones religiosas. Es una obra que sorprende, que se disfruta leyendo y cuyos personajes, sin tener tanta personalidad como los de Salinger, dejan aquella fantástica sensación de algo así como: "quisiera poder abrir una ventana y ver tu vida de vez en cuando, simplemente para saber cómo va todo."

No hay comentarios: