sábado, 26 de abril de 2014

Palabras

Seguro que debe de haber por ahí una palabra alemana que defina el profundo gozo que se experimenta en estas dos situaciones:
- cuando encontramos un interlocutor que nos entiende y se llega a una comunicación casi perfecta
- cuando encontramos un libro, una película, que pone palabras a lo que no sabíamos que teníamos dentro y, de pronto, nos reconocemos
En ambos casos hay una experiencia de comunicación plena, de gran belleza - aunque duela.
En ningún caso podríamos preverlo, quizá solo intuirlo. 
Lo verdadero suele aparecer disfrazado de irracionalidad. Por eso dudamos. Pero: "Cuando la Naturaleza habla en el fondo de nuestra alma con voz tan clara y tono tan decisivo es necedad el no escucharla."

Ruinas de la biblioteca de Sarajevo - Gervasio Sánchez

No hay comentarios: