sábado, 23 de marzo de 2013

Vacaciones

Después de Manchester, vino Pamplona y el Punto de Vista; después, Barcelona y la UIC.
Ahora, voy a tomarme unas vacaciones que saben a verano.
Y cuando pienso en vacaciones, se me viene esta imagen de Roleaniz a la cabeza

Así estaré en unas horitas, sumergida en el Ebro, ja. Pero antes me espera un largo trayecto hasta casa.
Y ya sabéis que no cuento los viajes ni en kilómetros ni en horas, sino en pasajeros-genesdelasciudades y librosleídos. 
Y uno muy cortito sobre el estructuralismo. Pero en el fondo de la maleta. 
Porque el único peso de la realidad que tengo fuerzas de cargar ahora es el de la ficción, y las teorías son más densas que la realidad misma, así que este lo dejo para la vuelta.
A no ser que aparezca un mendigo de barba larga y blanca, pipa en boca, que me tenga hipnotizada todo el viaje y consiga que no lea absolutamente nada. Todo puede ser.

Disfruten de las vacaciones, señores. Disfruten.

2 comentarios:

María Del Rincón Yohn dijo...

La novela del matrimonio me gustó. Has leído El gran Gatsby? Mi plan, aparte de la ficción, mucha teoría, y espero que mucho cine y mucha música.

Marina Pereda dijo...

Me acabé La novela del matrimonio en el viaje. Está muy bien, aunque creo que la mujer actual encontrará un poco difícil sentirse identificada con la protagonista en algunos aspectos.

No me he leído El gran Gatsby, pero sí un libro de cuentos de Fitzgerald, y me gustó mucho. Me acuerdo del de Benjamin Button y de cómo retrata la juventud frívola, feliz, inconsciente de los años 20.

Ahora estoy pensando... en ese libro creo que había bastantes historias ambientadas en Nueva Orleans. ¿Qué te parece si escuchamos jazz estas vacaciones? :)