domingo, 15 de enero de 2012

El error de Wes

Hace un año publiqué una entrada sobre Ceremony, una película que erróneamente atribuí a Wes Anderson y que realmente fue dirigida en 2010 por Max Winkler. En el tráiler que enlacé (este) no aparece el nombre del director, y el tipo de película me recordaba bastante a Bottle Rockett. Así que, supongo, me dejé llevar por mis impresiones y, probablemente, leería alguna otra información incorrecta.
Pero un visitante anónimo de este blog me hizo caer en la cuenta con un comentario, que no había leído hasta hoy. 
Así que aprovecho para agradecer el comentario, suprimir la entrada y traeros el tráiler de la película Moonrise Kingdom, de (esta vez sí), Wes Anderson y que se estrenará en Abril de este año.


Lo traigo porque, siguiendo un criterio contrario al habitual, no me ha gustado nada.
Pero nada de nada.
Claro que tendría que ver la película y lo haré en cuanto sea posible, y así comprobaré si mis sospechas son ciertas.
Y lo que sospecho es que vuelve a ser más de lo mismo: colorines, aire infantil, un poco de surrealismo y humor absurdo, personajes raritos y conflictos familiares. Y hay quienes dicen que es original.

Entiendo que en los grandes directores se repiten ciertos temas, formas de hacer, ideas, imágenes recurrentes... pero me da la sensación de que, con esta nueva película de Anderson, estamos ante otra cosa: ante un tipo que ha encontrado un filón (Academia Rushmore) y ha decidido explotarlo con grandes actores, una banda sonora con muy buena pinta y unas imágenes tremendamente elaboradas en composición, fotografía... 

Cada vez me recuerda más a James Cameron, no en la forma de ejecutar las películas sino en su planteamiento: potenciemos la estética, contratemos buenos actores, hagamos que la gente vaya al cine, porque no tenemos nada que contar. Solo que Cameron lo hace para un público amplio y Anderson para los anti-mainstream. 

Pero, lo dicho. Solo son impresiones, sensaciones e ideas que se me ocurren al ver el tráiler. Si me equivoco, siempre tendré tiempo de retractarme después. 

No hay comentarios: