miércoles, 17 de marzo de 2010

El punto de partida

Creo que la honestidad - llevo tiempo pensando sobre esto - es el punto de partida del artista y, por eso, de su obra. "El requisito mínimo" que le pedimos a una película, a un libro, a cualquier obra de arte, es que haya sido creada con rectitud; esto es, conforme a la realidad.

Con esto no quiero decir que un autor, un creador, deba plasmar en su obra lo que cree que "las cosas son o deberían ser", como si fuera una píldora de Moralina Light para receptores desorientados. Lo que quiero decir es que el artista debe tener, al menos, un afán sincero de descubrimiento de la verdad, del conocimiento, de la consistencia de las cosas. Y, muchas veces, mostrar esta búsqueda es más interesante (y más complejo) que utilizar el arte para defender las propias ideas (una práctica habitual hoy en día y que, desde mi humilde punto de vista, suele hacerse tan mal que llega a apestar).

Pensando en ejemplos para ilustrar esta idea, me ha pasado lo de siempre: que la ficción me brinda más posibilidades que la misma realidad. Influida por la noticia del fallecimiento del gran Miguel Delibes, se me venía a la cabeza Mario, protagonista indirecto - por así llamarlo- de Cinco Horas Con Mario. Creo que es un personaje (quizá demasiado) honesto que, en medio de la sencillez de su vida, sin grandes alardes, busca el verdadero valor de las cosas y, analizándose a sí mismo y a la sociedad que le rodea, trata de desentrañar los entresijos del alma humana. Sin miedo, con la osada inquietud de los hombres justos.

2 comentarios:

Gema dijo...

Qué casualidad, el otro día vi "En el nombre del Padre", una película que me hizo pensar y darme cuenta que en el fondo todo buen funcionamiento de una sociedad y sus instituciones se basa en la honestidad individual, como tu bien dices: en la rectitud. Sin ella ya podemos limitar poderes, poner controles, sanciones, medidas... todo será ineficaz o vulnerable. Es el eterno equilibrio, el precio que ha de pagarse por la libertad. Bueno, creo que me he alejado un poco de tu idea pero en el fondo es la misma: todo en la vida, y el arte es un elemento fundamental en ella, ha de estar guiado por una búsqueda de la verdad. El camino no siempre es fácil ni amable, pero termina por ser lo verdaderamente ordenado, justo y bello.

Polzic dijo...

Muy buen blog! Te invito a visitar el mío!

www.legosargentina.blogspot.com

Muchas gracias!