martes, 18 de noviembre de 2008

Luz

Era verano. El sol lo iluminaba todo, incluso el último recoveco de las piedras de la montaña. Ella subió pensativa a la cima cargando con su vieja gaita. Los árboles llenaban las laderas y en la redondeada cima, ella comenzó a tocar, de pie, con el cabello al viento. Tenía los ojos fijos en el mar.

El agua fue tornándose en un color gris ceniza. El viento se hizo más fuerte y arrancó varios árboles a su paso; mientras, ella tocaba. La luz del sol tiñó los campos de rojo y las hojas cayeron. Era otoño.

Hinchó de aire sus pulmones e, impasible, continuó su canción con los ojos en el cielo. Las nubes chocaron unas con otras, los blancos copos cubrieron la cima de la montaña y las ramas de los árboles, pelados, finos y desgastados. Era invierno.

Ella miró de nuevo a los tristes árboles y una melodía suave emanó del instrumento, cubriendo las laderas de un manto multicolor, brotaron las hojas y germinaron las semillas. Era primavera.

La última nota, nítida y triste, se rompió en mil pedazos transformándose en el sonido del viento, el rumor del arroyo y el susurro de las hojas. Dejó la gaita sobre la roca y cayó al suelo, desplomada, yerta.

2 comentarios:

Tita dijo...

¿Yerta? Muerta de hambre y de frío más bien.
Me parece que tiene posibilidades, pero no dejes tantas cosas a la imaginación del lector, ¿quién es ella? Vaya aguante para estar un año tocando la gaita, además la gaita que tienes que tener un fuelle para tocarla que ni te cuento y se toca apretando la bolsa del instrumento con el sobaco, eso no pega nada con el cabello al viento.
En serio, no me parece malo pero léelo otra vez y da más pistas.

Tita dijo...

¿Yerta? Muerta de hambre y de frío más bien.
Me parece que tiene posibilidades, pero no dejes tantas cosas a la imaginación del lector, ¿quién es ella? Vaya aguante para estar un año tocando la gaita, además la gaita que tienes que tener un fuelle para tocarla que ni te cuento y se toca apretando la bolsa del instrumento con el sobaco, eso no pega nada con el cabello al viento.
En serio, no me parece malo pero léelo otra vez y da más pistas.