viernes, 4 de julio de 2008

preguntas de niños I

La niña de camiseta roja y ojos grandes me preguntó si había peces en el lago. Intenté recordar. De camino al trabajo, montada en mi bicicleta prestada, atravesaba el parque del pueblo. En mitad del parque había un lago, sí, tenía la imagen perfecta grabada en mi cabeza y, cerrando los ojos, podía verlo: grande, circular, bordeado por una pequeña valla blanca, útil como adorno pero no como medida de seguridad, con un mirador desde donde contemplar el extenso parque. Ahí estaba el lago. El lago por el que pasaba todas las mañanas antes de trabajar, y en el que nunca me había fijado. Quiero decir que no me había fijado lo suficiente como para saber si había peces en él. "¿Hay peces en el lago?", seguía preguntándome con los ojos la niña, sin hablar. Su hermano, con la espada de plástico en la mano, había parado de luchar contra un enemigo invisible y se había vuelto hacia mí, preguntándome también con los ojos. Y a mí me daba vergüenza contestar. Era fácil: sí o no. Pero no era tan sencillo. Dudé. "No lo sé", respondí al fin, algo temblorosa. Y la niña de camiseta roja abrió aún más los ojos y torció los labios, decepcionada. Su hermano se giró de nuevo y volvió a blandir su espada, pensando que era preferible salvar a la humanidad de unos malvados piratas antes que malgastar su tiempo con alguien que no sabía, ni siquiera, si había peces en el lago.

2 comentarios:

Gabriel Syme dijo...

No, no hay peces en el lago de Barañas...

mina dijo...

pues luego la niña me dijo que sí, que eran así de grandes y verdes. hum...