domingo, 27 de julio de 2008

Manalive, de Chesterton

Echando un vistazo a las últimas entradas de mi blog, me doy cuenta de que hace tiempo que no escribo nada sobre los libros que voy leyendo. Como tengo bastante tiempo libre y en el trabajo no hay mucho jaleo, lo cierto es que he devorado media estantería (metáfora) en estas tres semanas de vacaciones... Que falta me hacía.
Uno de los primeros libros que leí fue "Manalive", de Chesterton. Lo cogí pensando en Gabriel Syme, aficionado a este autor del que yo todavía no había leído nada. En dos días lo terminé: no es muy grueso y atrapa al lector desde la primera página.
No es el tipo de novela que suelo leer y, para ser sincera, eso de "Manalive: una gran novela sobre la alegría de estar vivos" que ponía en la portada, me dio mala espina. Soy más aficionada al género pesimista. Aun así, decidí que ya era hora de cambiar un poco de estilo y leer a uno de los grandes escritores contemporáneos (así le llaman los entendidos).
Es un libro metafórico, muy original y bastante surrealista. Yo, que no tengo ni idea pero que me encanta imaginarme que sé un montón, diría que es una especie de lógica absurda. Todos parecen estar locos, todos actúan de forma demencial, pero detrás de todo hay una razón profunda, que no se entiende hasta el final de la novela.
La historia, difícil de resumir, comienza cuando Innocence Smith, protagonista del que no se sabe nada, llega desde no se sabe dónde a una casa en la que viven tres mujeres y otros tantos hombres con una única cosa en común: su vida es triste, aburrida y sin sentido. Smith, con su ejemplo y sus ideas disparatadas, les hará reflexionar y les enseñará a disfrutar de la existencia. Sin embargo, este sorprendente individuo esconde un oscuro pasado. Cuando lo descubre el detective Warner, Innocent se deberá someter a un original juicio, acusado de intento de asesinato, robo y poligamia.
Desde mi punto de vista, lo más destacable de la forma de escribir de Chesterton (al menos en esta novela) es la capacidad de divertir e intrigar al mismo tiempo. Perfecto para desconectar, ideal para las vacaciones.
Buscando una fotografía (no puedo subirla) para completar mi entrada, he encontrado un post mucho más interesante y analítico que el mío sobre Manalive. Qué vergüenza.

3 comentarios:

Gabriel Syme dijo...

Me alegro de que te haya gustado... para mí, hay que quedarse con la primera acusación y, sobre todo, con la escena de la bibliografía...

Raquel dijo...

Nunca he leído nada de Chesterton a pesar de que también tengo un gran aficionado como compañero. Tu análisis, que no tiene que envidiar a ningún otro, me ha dado una pista por cuál comenzar. Gracias por tu reseña y por tu enlace... Me preguntó porqué no hemos hablado antes, tienes una nueva invitada asidua a tu blog.

Anónimo dijo...

Yo lo voy a pedir en cuanto pueda.

http://mydearflotsam.bandcamp.com/track/manalive