sábado, 5 de enero de 2008

marina returns

Yo, al contrario que el turrón, vuelvo después de Navidad. En estos días, repletos de polvorones, peladillas y espumillón, he decidido tomarme unas merecidíííííííísimas vacaciones que me han servido para recargar las pilas, reflexionar y descansar. Porque, digan lo que digan, la Navidad es lo que es: el Nacimiento de Dios y, en consecuencia, un periodo de recogimiento; aunque entre tanto regalo y langostino, resulte algo complicado. Aprovechemos este nuevo año para hacer todo lo que se nos quedó en el tintero durante el pasado, ¡feliz 2008!

1 comentario:

Gabriel Syme dijo...

Feliz Año Nuevo a ti también... y mucho ánimo para lo que se viene encima.