miércoles, 28 de noviembre de 2007

el hombre que fue Jueves

Llovía. Y como en todos los días lluviosos, yo salía llorando del colegio. Tenía los pies empapados y los ojos enrojecidos, con la mochila al hombro caminaba hacia la plaza, a resguardarme en los soportales, como en todos los días lluviosos. Allí le vi por primera vez.
Parecía un puñado de huesos recubierto con piel, tenía la tez morena, los ojos grandes y los dientes amarillentos. Miraba asombrado el agua que caía del cielo y corría por la acera de lado a lado, persiguiendo las gotas de lluvia, tratando de atrapar una. Entonces, choqué con él.
"Tienes agua en los ojos", dijo, y alargó sus largos dedos para coger una de mis lágrimas. Sus manos estaban frías y, aunque me habían dicho mil y una veces que no hablara con desconocidos, me senté junto a él en los soportales. "Agua en los ojos", repetía, mientras me miraba con gesto de extrañeza. "Estoy llorando", y le trataba de explicar qué significa la tristeza, la soledad o la ira.
Hablábamos cada semana, en la plaza, cuando salía de clase. Y yo comencé a llamarle Jueves, porque los jueves siempre estaba ahí, esperándome, observando todos mis gestos. Me decía que en su país los niños no lloran, que tienen los ojos secos y la boca inexpresiva, que las manos no hablan, que sólo hay silencio.
Cuando mi madre me dijo que no podía perder tiempo en la plaza, que tenía exámenes y clases de matemáticas, me despedí de Jueves. "Me tengo que ir", le dije, " y creo que no volveré". De pronto, los ojos de Jueves se llenaron de agua. Entonces, él me agarró fuerte las manos, tanto que me dolían, y a Jueves le temblaba la voz cuando susurraba: "Gracias, gracias por darme tu agua."

3 comentarios:

Tita dijo...

Me gusta, he conseguido registrarme, espero no tener que hacerlo cada vez que quiera entrar.
Un besote, reina.
Preséntalo en algún sitio.
Suerte con los exámenes.

Tita dijo...

Muy bonito, Mina. Tierni, pero me gusta. Preséntalo en algún sitio, tiene futuro.
Besos y suerte para los exámenes.

Merak dijo...

Está bien. Me ha gustado -a pesar de que es políticamente correcto-; creo que podrías revisar algo la puntuación y las primeras líneas...