miércoles, 24 de octubre de 2007

palabras

Todo se tiñó de azul. Una espiral amarilla comenzó a formarse en lo más profundo de su interior. Giraba y, a medida que ascendía hacia la superficie, como una hélice descontrolada, su color se iba tornando más brillante. Del amarillo pasó al ocre, que se convirtió en un naranja tenue, después, color butano y finalmente, la espiral estalló en rosa fucsia, que se mezcló con el azul. Creando formas volubles y escurridizas, que se acercaban lentamente, perdían su color, volviéndose transparentes contiuaban girando de lado a lado, como preparadas para huir... Entonces, cuando estaban a punto de llegar, se desvanecían. Sin embargo, una de ellas consiguió deslizarse, se introdujo en su garganta, vibraron las cuerdas vocales, produciendo un sonido aflautado y se oyó: "mamá".

No hay comentarios: