miércoles, 24 de octubre de 2007

more than words

A veces escribo en un folio palabras bellas para no olvidarlas, me da miedo ahogar su suave tacto al mezclarlo con los insultos, que dejean mal sabor de boca, o con los vulgares tópicos, que ensucian mi imaginación. Entonces, cuando tengo un rato, las saboreo y acaricio. Su piel es firme y tensa, pero frágil; sus colores, puros y brillantes; su olor, embriagador. Son como capullos de flores a punto de brotar; al pronunciarlas, nacen, se abren a la luz, exhibiéndose, rasgando su cárcel vegetal.
Eterno, crisantemo, literatura, desgajar, rúbrica, lapislázuli, refulgente, incunable... ¿no las echábais de menos?

No hay comentarios: